Adenitis Equina: Síntomas y tratamiento

En  el post de hoy os traemos una enfermedad que únicamente afecta  a los caballos y que es una de las más contagiosas: la Adenitis Equina.

La Adenitis Equina es una enfermedad infectocontagiosa de curso agudo causada por la bacteria  estreptococuss  equi, la cual provoca inflamación en las vías respiratorias del animal y abscesos en los ganglios linfáticos.

adenitis equina

La principal vía de entrada de la bacteria es a través de las vías respiratorias, pero puede introducirse en el organismo a través de heridas que tengan contacto con secreciones infectadas o a través de leche materna infectada con la bacteria.

¿A qué tipo de caballos afecta?

Como ya comentábamos al principio del artículo, los caballos son los únicos que se ven afectados por la adenitis equina, por lo que independientemente de la raza todo tipo de de caballo puede ser vulnerable a esta enfermedad. No obstante, suele ser más común en los caballos jóvenes, sobre todo los caballos entre 1 a 5 años y los adultos que no estén inmunizados.

Normalmente, cuanto un equino se ve afectado por esta enfermedad, queda ya inmune hacia ella, pero puede sufrir episodios con intervalos de 6 meses si la enfermedad persiste en él.

En cuanto al clima, la enfermedad está presente en todas las épocas del año, pero sí que es verdad que suele ser más frecuente en los meses de clima más frío y húmedo y en los cambios de estaciones.

Síntomas

sintomas adenitis equina

El periodo de incubación suele ser de 4 a 8 días. A partir de ahí, comienzan a aparecer los primeros síntomas, los cuales tenemos que identificar lo antes posible, ya que un pronto diagnóstico será vital para curar rápidamente al caballo.

En cuanto a los síntomas que provoca la adenitis equina, nos encontramos con los siguientes:

  • Inapetencia o anorexia
  • Hipertermia o fiebre , la que puede llegar a alcanzar los 41 ºC
  • Secreción nasal serosa que posteriormente se convierte en abundante
  • Inflamación de los ganglios linfáticos, lo que produce que no puedan beber bien agua y lo que determina la faringitis y laringitis grave.
  • Los ganglios a parte de inflamarse, se aprecia duros, calientes y dolorosos
  • Tos blanca húmeda y dolorosa
  • Abscesos en la piel.
  • En ocasiones muy excepcionales también puede aparecer conjuntivitis leve.

Tratamiento

Si nos damos cuenta inmediatamente que uno de nuestros caballos se enfrenta ante esta enfermedad y lo llevamos rápidamente al veterinario, lo más probable es que el pronóstico sea favorable y esto es cuando la infección solo ha afectado al tracto respiratorio superior. En este caso, la enfermedad se suele curar en 2 o 3 semanas.

tratamiento adenitis

Si el caso es más grave suele tardar mucho más tiempo y en ocasiones incluso, es necesario realizar una traqueotomía.

En cuanto al tratamiento que se suele administrar para curar al animal, hay diversas teorías, algunos veterinarios dudan de si los antibióticos son la mejor manera de curar al caballo. Lo habitual es administrarles antibiótico y penicilina, sulfameracina, sulfametacina, pero nunca a la vez. Lo más recomendable es administrar una dosis elevada de penicilina por vía  cuatro veces al día por 7 o 10 días. En el caso de aparecerle abscesos, deben madurar y realizarse drenajes, además de lavarlos con antiséptico para curarlos.

Obviamente, todo este tratamiento podrá ser eficaz siempre y cuando sea supervisado por un veterinario.

Control y prevención

prevencion adenitis

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un animal enfermo de adenitis equina es un peligro para el resto de sus compañeros debido a su alto porcentaje de contagio, por lo que lo primero que hay que hacer cuando detectamos que uno de nuestros caballos tiene esta enfermedad es aislarlo durante varias semanas hasta que se cure.

Otro de los consejos que se debe seguir es el de investigar todo topo de descarga nasal del caballo, para así poder  detectar la enfermedad lo antes posible.

Para evitar más contagios hay que desinfectar todos los bebedores y comederos que han sido utilizados por el caballo enfermo y además las camas deben ser quemadas, para así acabar con la bacteria.

Por otro lado, para prevenir la enfermedad, existen  unas inyecciones que se suelen poner al equino cuando es joven.  Son tres vacunas, la cual la primera se administra cuando tiene 3 meses de edad, la siguiente a los 25 días de ésta y la tercera a los 6 meses de la última. A continuación, se pone una semestralmente hasta que cumplen 2 años y luego basta con una anualmente.

Si se lleva a cabo todos estos consejos, conseguiremos detectar pronto la enfermedad, mejorando la curación al animal enfermo y además evitaremos más contagios.

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

1 Comment. Leave new

agradecida por esta información, es de mucha ayuda para la orientación de que debemos hacer cuando se presentan algunas señales en nuestros caballos que se deben pasar por alto…. para salvar la vida de nuestros amados animales!….

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *