El cuidado de los cascos del caballo

En diferentes artículos de nuestro blog os hemos incidido en la importancia del cuidado de los cascos de nuestro caballo.

Lo vimos, por ejemplo, en este artículo sobre el cuidado del caballo en primavera, haciendo hincapié en que es la época del año en la que se desarrollan más los cascos.

cuidado cascos caballo

Su importancia es vital, puesto que los diferentes problemas de los cascos pueden producirles enormes problemas de movilidad. Hay que tener en cuenta que las finas extremidades del caballo, que terminan en el propio casco, aguantan muchos kilos.

A pesar de ello, tienen una gran capacidad de trabajo físico. Ya sea en diferentes tareas o corriendo.

Los cascos, constituyendo la parte final de las extremidades, no sólo sirven como soporte de todo este peso, también proporcionan una gran capacidad de tracción y contribuyen al correcto flujo de sangre de las extremidades.

cuidado patas caballo

Por eso, en este post os hablamos específicamente de este tema.

¿Cómo son los cascos del caballo?

Para realizar un buen cuidado de los cascos de nuestro caballo, tenemos que conocerlos bien a fondo. Así, tenemos que reconocer las partes que constituyen el casco del caballo, además de la manera en la que crece.

partes cascos

Partes del casco

Antes de empezar a ver el cuidado de los cascos de nuestro caballo, es importante conocer en profundidad las partes que lo forman. Hay tres partes diferenciadas de los cascos.

Pared

Parte exterior del casco cuyo crecimiento se realiza hacia abajo.

Suela

Zona inferior del casco que se encarga de protegerlo, constituido por una fina capa muy sensible.

Ranilla

Zona de amortiguación del caballo que utiliza para contraer y extender su casco.

Tanto la pared, como la suela del casco, están constituidas por queratina dura, mientras que la ranilla tiene un tipo de queratina más blanda, pero más elástica.

La complejidad del casco del caballo reside en su matriz tubular, ya que diferentes tipos de queratina se entremezclan entre la ranilla y la pared interna del casco.

Crecimiento de los cascos

Como ya sabemos, los cascos del caballo no dejan de crecer, como nos sucede a nosotros con las uñas. Este crecimiento se basa en tres capas, determinadas por estratos. Por ello, el proceso de crecimiento entre estas paredes es realmente complejo.

La revisión de estas tres capas nos determina también la buena salud de los cascos del caballo.

Por norma general, el crecimiento de los cascos del caballo es de 0,2 mm al día.

¿Cómo mantener los cascos sanos?

La mejor manera de mantener unos cascos sanos se basan en dos principios básicos del cuidado del caballo: la nutrición y la limpieza.

Nutrición para los cascos del caballo

Una dieta equilibrada es la basa para cualquiera, ¡y en este caso no es una excepción!

Muchos de los problemas en los cascos de los caballos se derivan de una mala nutrición, por lo que es una base fundamental en su cuidado.

Cuando pensamos en la nutrición adecuada en este caso, nos tenemos que fijar en el crecimiento del casco. Hablamos de la formación de células en constante crecimiento.

Los nutrientes en el forraje no son suficientes para el correcto crecimiento de los cascos. Al menos, para aquellos caballos que realizan algún tipo de trabajo. Entonces, ¿con qué tipo de nutrientes extra tenemos que alimentar a nuestro caballo?

nutricion caballo

En primer lugar, nos tenemos que fijar en la queratina. Para ayudar a nuestro caballo a que la queratina crezca con fortaleza, los aminoácidos y lípidos son fundamentales. En este sentido, la lisina es el componente más importante para un mejor crecimiento.

Se necesita aportar buenas dosis de energía en estos nutrientes para el esfuerzo de que el casco se desarrolle de forma correcta, al igual de que las vitaminas y minerales son necesarias para la correcta síntesis de las enzimas en el crecimiento.

Como no podía ser de otro modo, la correcta absorción de calcio permite una mayor fortaleza también de los casco. Además, forma una barrera frente a bacterias y hongos que pueden debilitar el casco del animal.

Recuerda que en el equilibrio está la virtud. Si, tras consultar con un nutricionista equino, determina una cantidad de cada componente, exceder estos límites no tiene que suponer una mejoría aun mayor. ¡Incluso podría ser perjudicial para tu caballo!

Limpieza del casco

La limpieza del casco es otra de las partes fundamentales para su mantenimiento. Eso sí, ¡hacedlo siempre con cuidado! Es conveniente que si montas a caballo, realices esta limpieza antes y después de realizar ejercicio.

Para ello, primero tenemos que calmar a nuestro caballo, ya que es un trabajo arduo que requiere de mucha tranquilidad.

Empezaremos por la parte externa de los cascos. Para lo cual, con un cepillo de cerdas gruesas le quitaremos toda la suciedad acumulada, como el barro o la tierra.

Posteriormente, con un limpiacascos, le quitaremos toda la suciedad acumulada, empleándonos a fondo en quitar todos los restos, como pequeñas piedras que se acumulan entre la suela y la ranilla. ¡Ten especial cuidado con las partes blandas de su casco!

limpieza cascos caballo

Luego, podemos proteger la parte interna del casco poniendo aceite o grasa con una brocha. Si vemos que el crecimiento de la uña es asimétrico, deberemos de limarlas para evitar su desequilibrio.

¡Ah, y recuerda cambiar de herradura a tu caballo cada 45 días aproximadamente!

Revisión de los cascos

La limpieza del caballo es un excelente momento para comprobar el estado de sus cascos.

importancia cascos caballos

Entre otras cuestiones, lo que tenemos que atender principalmente es que no haya ningún tipo de grieta en el casco o que se encuentre especialmente seco, lo que podría determinar diferentes problemas.

También tenemos que centrarnos en el olor que desprenden, puesto que si es especialmente desagradable podría deberse a una infección.

Problemas y afecciones de los cascos

Un mal cuidado de los cascos puede llevar a nuestro caballo a padecer diferentes afecciones, entre los cuales destacan las infecciones, abscesos, la cojera o enfermedades graves como la laminitis.

Por eso, es muy importante su cuidado, ¿no creéis?

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *