Dermatitis estival equina: qué es, síntomas y prevención

La dermatitis estival equina es una de las enfermedades más comunes de la piel en los caballos.

Es tan preocupante que muchos propietarios de estos animales temen siempre la ola de calor. Olas que se producen cada vez de forma más irregular y en épocas que no siempre corresponden al verano.

Diversos insectos molestarán siempre a nuestro caballo. Es lo que hay, pudiendo transmitir diversas enfermedades.

Por eso, hoy nos centramos en la dermatitis estival equina. Os hablaremos de qué es dicha enfermedad, sus síntomas, y su prevención. ¡Vamos a verlo todo ello!

dermatitis estival equina

¿Qué es la dermatitis estival equina?

La dermatitis estival equina es una enfermedad que se produce en la piel de los caballos, por norma general, entre los meses de primavera y otoño.

Se trata de una inflamación de la piel, una reacción alérgica a infecciones bacterianas o fúngicas, produciendo una hipersensibilidad en la piel.

Con el calor y la llegada de los mosquitos, ciertas picaduras producen estas molestias en los caballos que les obligan a rascarse hasta lastimarse la piel.

En España, la zona más afectada suele ser el sur de la península.

El mosquito Culicoide, el causante de la dermatitis estival equina

El mosquito Culicoide es el insecto que provoca esta reacción alérgica a nuestro caballo. Estamos hablando de un insecto que puede volar durante varios kilómetros y que subsiste y se reproduce con temperaturas cálidas en aguas estancadas.

mosquito culicoide

Sus huevos quedan inactivos durante los meses más fríos y secos, a expensas de que vuelva a subir la temperatura para volver a reproducirse.

Síntomas de la dermatitis estival equina

Como ya hemos comentado, la mordedura del mosquito genera cierto malestar en el caballo, provocando mucho picor, lo que hace que esté excesivamente intranquilo y se rasque o incluso muerda sin parar.

Los síntomas más claros de que un caballo padece la dermatitis estival equina reside en las partes que más afectan al caballo al rascarse.

Una de estas partes más dañadas es la base de la cola, donde el rascado produce la denominada “cola de rata”, junto con el nacimiento de la crin que puede llegarse incluso a mutilar.

dermatitis caballo

La aparición de heridas y lesiones, así como partes sin pelo, en otras zonas del cuerpo del caballo, como su cara, cuello e incluso axilas son sintomáticas de este tipo de molestias.

Normalmente, la picadura de este mosquito puede empezar a actuar sobre los caballos entre los 2 y 6 años. El problema surge cuando estas reacciones alérgicas se convierten en crónicas, fruto de la repetición de estas picaduras.

Prevención del caballo ante la dermatitis estival

No existe un tratamiento para aquellos caballos que se ven afectados por la dermatitis estival.

Por ello, y como muchas veces indicamos, la prevención es el mejor método de actuación para asegurar el bienestar de nuestros amigos equinos.

Cuando hablamos de la prevención frente a la picadura de los mosquitos, siempre tenemos que empezar por lo fundamental, ¿cuándo aparecen los mosquitos? Estos insectos actúan, casi siempre, en el amanecer y atardecer.

Con esta pista, es evidente que no debemos salir con nuestro caballo durante el atardecer a montar con él. Lo mejor, en estos casos, es que permaneciera en el box y que el establo disponga de equipamiento preventivo ante la entrada de mosquitos. Desde finas mosquiteras a ventiladores.

paseo caballo

Otra parte importante es que el caballo evite zonas de agua estancadas y que no beban de dicha agua o de bebederos. Mejor en bebederos automáticos.

Para hacer ejercicio, existe equipamiento para el caballo como mantas especiales que evitan la picadura de los insectos. Te pueden ser de utilidad.

En cuanto a las condiciones de higiene, queda claro que cuanto más impío este el establo, mucho mejor.

De igual manera, el aseo del caballo será importante, pues los mosquitos se ven atraídos por el sudor del equino. Como ya hemos visto, el mosquito es capaz de volar kilómetros hasta encontrar a la presa perfecta, ¡que no sea la tuya!

También puedes utilizar repelentes par mosquitos. Entre todas las opciones del mercado que puedes encontrar, te recomendamos aquellos que son naturales y con textura aceitosa, puesto que es una textura que los mosquitos odian.

Se puede prevenir la picadura del mosquito mediante la alimentación. Por ejemplo, con una dieta que incluya suplementos nutricionales como el ajo puede ayudar a repeler a los mosquitos, además de mejorar su sistema inmunológico.

Productos para tratar al caballo con dermatitis

Aunque no exista un tratamiento específico para curar al 100% la dermatitis equina estival, lo cierto es que sí que existen en el mercado productos para paliar, en la medida de lo posible, el malestar que genera en nuestro caballo.

Existen diferentes lociones que alivia el picor de las picaduras de nuestro caballo, lociones que actúan sobre la zona infectada y que calman su inflamación, además de promover el crecimiento del pelo.

La piel, un tejido importantísimo para nuestro caballo

No hace falta que os digamos lo importante que es mantener la piel perfecta de nuestro caballo y de que pongáis todos los remedios a vuestra disposición. Ya no es una cuestión de estética, también es una cuestión de salud.

El buen estado de la piel de nuestro caballo le proporciona numerosas ventajas en su salud.

Para empezar, es un excelente protector de posibles quemaduras del sol, regula la temperatura corporal de nuestro amigo, así como el control de su presión sanguíneo, pero es que además mejora su percepción sensorial y es una excelente reserva de agua, vitaminas y electrolitos.

¿No os parecen suficientes razones para protegerlos ante agentes externos?

¡Esperamos que estos consejos sobre la dermatitis estival equina os faciliten estos meses de calor casi extremo!

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *