Lesiones del caballo más frecuentes: tendinitis equina

tendinitis_cabecera

Si tienes un caballo, seguro que una de tus mayores preocupaciones es la posibilidad de que enferme o se lesione. Y es que hay algunas lesiones del caballo más frecuentes que otras y que pueden afectar a caballos de todo tipo. Entre las más comunes se encuentra la tendinitis equina, una lesión muy habitual sobre todo en caballos de competición, pero que también pueden sufrir caballos que hagan ejercicio físico de menor intensidad, como los caballos de paseo. Hoy te contamos qué es una tendinitis equina, cómo reconocerla y cómo tratarla.

1. Qué es la tendinitis equina

Antes de definir la tendinitis equina, es necesario recordar qué es un tendón. Un tendón es un tejido conectivo que une el músculo al hueso y le transmite la fuerza del esfuerzo muscular para poder realizar movimientos coordinadamente. Las lesiones del caballo más frecuentes se producen en el tendón flexor digital superficial, también conocido como TFDS.

La tendinitis equina es un esguince del tendón, que tiene lugar cuando se produce un estiramiento excesivo del tejido del tendón más allá de su límite físico, produciéndose una rotura de sus fibras y en consecuencia una inflamación de la zona. Cuantas más fibras se hayan roto y cuanto más grave sea por tanto la lesión, mayor será la inflamación.

2. Causas de la tendinitis equina

Como decíamos antes, los caballos de competición son mucho más propensos a sufrir tendinitis equina por su mayor nivel de ejercicio regular, pero lo cierto es que las tendinitis son lesiones del caballo bastante frecuentes en ejemplares de todo tipo.

Sus causas más comunes son:

  • Cansancio excesivo al final de una carrera
  • Trabajo en terrenos irregulares
  • Golpes, patadas o tropiezos con obstáculos durante el galope
  • Esfuerzo excesivo durante el ejercicio
  • Acumulación de lesiones más pequeñas en las fibras del tendón, que derivan en una gran lesión

tendinitis_1

3. Síntomas de la tendinitis equina

Los síntomas principales de esta lesión son muy evidentes:

  • Inflamación más o menos intensa dependiendo de la gravedad de la lesión y la cantidad de fibras rotas
  • Dolor intenso en una zona determinada
  • Cojera del caballo

4. Diagnóstico de la tendinitis equina

La única manera de realizar un diagnóstico fiable es mediante una ecografía. En una ecografía, además de poder determinar si se trata de una rotura del tendón o de algo más leve, un veterinario podrá también acotar el nivel de distensión de la lesión y la envergadura del daño en las fibras.

5. Rehabilitación de la tendinitis equina

En cuanto veas los primeros síntomas y sospeches que puede tratarse de una tendinitis, lo mejor que puedes hacer es aplicar a la pata o patas un vendaje fuerte y aplicar frío (agua fría o hielo) sobre la lesión para bajar la inflamación. No le des al caballo antiinflamatorios por tu cuenta, deben darse siempre bajo prescripción veterinaria.

Una vez hayas confirmado mediante ecografía que tu caballo efectivamente sufre tendinitis, debes saber que el proceso de rehabilitación suele ser largo, pero es crucial cumplirlo bien para asegurar la recuperación de tu caballo. Ese proceso suele durar entre 9 y 12 meses, y en él deberás evitar forzar a tu caballo y hacer ecografías de control de la lesión una vez cada dos meses aproximadamente.

Durante los 6 primeros meses, debes proporcionarle a tu caballo mucho reposo en cuadra y no debes permitir que tu caballo haga ejercicio libre, ya que la lesión podría empeorar. Por el contrario, con la ayuda de tu veterinario, debes desarrollar una tabla de ejercicios controlados que progresivamente vayan añadiendo actividad a medida que el tendón lesionado gane flexibilidad y resistencia.

tendinitis_2

Una vez pasado el tiempo de rehabilitación, por un general tu caballo estará listo para volver a su actividad habitual. Aunque debes saber que, en ocasiones, si la lesión ha sido muy grave y tu caballo competía a muy alto nivel, es posible que no pueda volver a realizar la misma actividad de élite y tengas que reducir su nivel de exigencia de por vida. Si por el contrario tu caballo es de paseo, es casi seguro que no tendrá problemas en recuperar su ritmo habitual.

Esperamos que este post sobre la tendinitis equina te haya dado algunas pistas para reconocer y tratar un problema que se encuentra entre las lesiones del caballo más comunes.

Imágenes | Pixabay, Fotolia.
Foto de cabecera | Pixabay.

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

4 Comments. Leave new

Me dan mucha pena cuando sufren así; desgraciadamente ya me ha tocado verlo en más de una ocasión.
¡Un saludo!

Responder

Sí, por ello es importante darles un pienso que prevenga este tipo de enfermedad y en caso de que se produzca saber detectarla a tiempo. Muchas gracias por comentar, un saludo!

Responder

Mi caballo no quiere andar y cuando anda le han daño las manos. Le toco encima del casco y le hace mal. Alguien sabe que puede ser o que puedo hacer para curarlo?

Responder

Hola Luis,

Habría que hacer mas pruebas para descartar pero le recomiendo que llame a un veterinario sin tardar mucho por si fuese laminitis.

¡Un saludo!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *