Seabiscuit: el caballo purasangre [Caballos de Película]

En EquusLine queremos introducir un nuevo tema en el que hablar en nuestro blog. Un tema que seguro os gustará a los amantes de los caballos.

Estamos hablando de… ¡caballos de película! Una forma distinta de ver a nuestros queridos amigos equinos, muchas veces convertidas en estrellas de la gran pantalla. Si eres amante de los caballos y del cine, estamos seguros de que te va a gustar.

Comenzamos con una película muy aclamada y que seguro conoceréis: Seabiscuit. Más allá de la Leyenda. Esta película, dirigida en 2003 por Gary Ross, optó a 7 Premios Óscar. Ni más, ni menos. Al final, no obtuvo ninguna estatuilla, pero eso a nosotros nos da igual. Seabiscuit es una película de referencia sobre el mundo ecuestre que cuenta con un gran elenco de actores como Tobey Maguire, Jeff Bridges y Chris Cooper.

seabiscuit

Basada en una historia real, Seabiscuit fue un caballo de carreras de finales de los años 30 con ninguna aspiración y que acabo convirtiéndose en un campeón. No sólo eso. Seabiscuit se convirtió en un símbolo de lucha y de esperanza, un espejo en el que muchos americanos se miraron para afrontar la depresión económica que les estaba hundiendo en esa época.

Purasangre, la raza de Seabiscuit, un especialista de las carreras de caballos

¿Te has preguntado alguna vez que raza es Seabiscuit? Se trata de un purasangre inglés, un caballo especialmente diseñado para las carreras de alta competición.

Y sí, hemos dicho bien, está diseñado.

La raza pura sangre no es tan lejana en el tiempo. Nos tenemos que remontar a solo 3 siglos atrás, en Inglaterra, para conocer su origen.

seabiscuit caballo purasangre

Es entonces, cuando se cruzaron yeguas inglesas con caballos sementales procedentes de Oriente Medio. Es decir, un cruce con caballos árabes, berberiscos o akhal teke. Este cruce de razas buscaba crear caballos especializados en correr a galope. En la actualidad, también es un caballo muy capaz en competiciones de equitación.

Por norma general, el caballo purasangre suele tener el cabello de color castaño y medir en torno a los 1,65 metros. En cuanto a su peso, suele rondar los 500 kg.

Los compradores de caballos purasangre y que quieren un caballo ganador se basan en diferentes cuestiones. Uno de estos parámetros que se evalúan son el de la musculatura. Con mayor músculo, los purasangre son mejores caballos para carreras de una milla, mientras que los que no tienen tanta concentración muscular, sus carreras perfectas son las superiores a esta distancia.

Otro aspecto muy importante que tienen en cuenta los compradores de caballos de carreras es el pedigrí. Los hijos o nietos de los grandes campeones son muy preciados en este mercado tan especial.

Sin ir más lejos, el propio Seabiscuit era el nieto de Man O’War, considerado el mejor caballo de carreras purasangre del siglo XX, padre y abuelo de otros grandes campeones de la época.

La historia de Seabiscuit, un auténtico ejemplo de superación

Para conocer un poco más sobre esta película, es necesario adentrarnos en el verdadero protagonista de esta historia: el propio caballo. Ya os lo adelantamos, si no habéis visto la película y no queréis un “spoiler”, no leáis esta parte ;).

De sparring a caballo ganador

Seabiscuit nació en 1933. A pesar de ser el nieto de Man O’War, el caballo purasangre más reconocido del siglo XX,  y de tener un gran potencial, su pereza le hizo ser durante sus primeros años el sparring de otro gran caballo y ganador de la Triple Corona: Omaha.

No fue hasta que tuvo un nuevo entrenador -Tom Smith- y jockey -Red Poolard- cuando Seabiscuit empezó a destacar, entre 1936 y 1937, siendo campeón de muchísimas carreras. De hecho, en 1937 se convirtió en el caballo que consiguió mayores ganancias en carreras.

historia seabiscuit

La sombra de su abuelo no era la única losa que pesaba sobre el animal. Otro hijo de Man O’War, War Admiral, era el caballo de carreras purasangre que más reconocimiento acaparaba, con tan sólo tres años de edad. En 1937 fue nombrado caballo del año al haber conseguido la Triple Corona.

Seabiscuit no se encontró con War Admiral hasta el 1 de noviembre de 1938, en un enfrentamiento directo que se conoció como “La Carrera del Siglo”. Con otro jinete debido a una lesión por una caída de Polard, Seabiscuit logró ganar a War Admiral, cuando todos los pronósticos indicaban lo contrario.

Ahora sí, Seabiscuit se coronó como el Caballo del Año, pero le quedaba pendiente la victoria en la carrera más prestigiosa del circuito ecuestre americano: la Handicap de Santa Anita.

Una lesión que presagiaba el final de su carrera

Para su desgracia, Seabiscuit se lesionó durante una carrera. En concreto, se rompió los ligamentos de su pata delantera izquierda. En esos momentos, muchos pronosticaron la retirada del caballo del circuito de carreras.

Una vez más, Seabiscuit le llevó la contraria a los pronósticos. Era un caballo de otra pasta. Por eso, os lo mostramos en nuestro blog ;).

sea biscuit pelicula

Polard y Seabiscuit comenzaron a recuperarse juntos, demostrando que no hay nada mejor para un caballo de carreras que la buena relación con su jinete.

Recuperación, victoria y retirada

A principios de 1940, caballo y jinete volvían a estar listos para competir. De nuevo, los pronósticos indicaban que no podría aguantar la alta competición. Tras varias carreras, parecía que Sebiscuit no conseguiría volver a ser un caballo ganador.

Como ya podréis suponer, Seabiscuit no se doblegó ante la adversidad. Volvió a demostrar que era un increíble caballo y, tras varias carreras, consiguió la tan ansiada Handicap de Santa Anita.

Meses más tarde, en abril de 1940, era el momento de la retirada de este formidable equino. A su retirada, fue el caballo que más dinero había conseguido en carreras de toda la historia. Decenas de miles de personas se desplazaron en los años posteriores a visitar el rancho de Ridgewood, California, el retiro dorado de Seabiscuit.

Seabiscuit, un caballo de película

Quizás no lo sabías, pero ésta no ha sido la primera vez que la historia de Seabiscuit se ha llevado a la gran pantalla. Dos años después de su muerte, en 1949, se lanzó la película La Historia de Seabiscuit, protagonizada por Shirley Temple. Por cierto, el caballo que aparecía en dicha película era Sea Sovereign. Ni más, ni menos, que el hijo de Seabiscuit.

Frases de Seabiscuit

frases pelicula seabiscuit

Algunas de las frases de la película de Seabiscuit que nos muestran este afán de superación, tanto por parte del caballo, como de su jinete, son las siguientes:

“A veces, cuando alguien pequeño no sabe que es pequeño, puede hacer grandes cosas.”

“No se tira una vida por la borda porque esté un poco magullada.”

Queda claro que hemos escogido para este primer post sobre “caballos de película” a una auténtica leyenda. Un caballo que reflejó a las mil maravillas el sentir de la gente de la época. Seabiscuit, al igual que muchos estadounidenses, nació en uno de los períodos económicos más duros de su país.

Su entrega y superación fue paralela a la recuperación de Estados Unidos, erigiéndose en un símbolo de esperanza para muchas personas.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *