Tétanos en caballos. ¿Qué es? Síntomas y tratamiento

En el post de hoy os vamos a hablar sobre la enfermedad del tétanos en los caballos. Un problema médico que muchos de nosotros ya conocemos debido a la vacuna de la antitetánica, pero que en los equinos puede suponer un problema incluso mayor. ¡Ahora veremos por qué!

tetanos caballos

Foto: Bridger Vet Clinic

¿Qué es el tétanos?

El tétanos es una enfermedad muy peligrosa que produce una bacteria, denominada Clostridium tetani. Se trata de una bacteria muy resistente en forma de esporas que puede sobrevivir hasta 30 años.

Seguro que ya conocéis el tétanos porque se recomienda la antitetánica ante ciertas heridas. Por cierto, no tiene por qué ser una herida producida por un metal oxidado, algo que mucha gente piensa, pero sí es verdad que en el metal oxidado hay más suciedad y en ese ambiente hay más probabilidades de que se encuentre la bacteria acechando.

La realidad es que la Clostridium tetani puede estar presente en cualquier objeto punzante y su peligro reside en que puede penetrar en el organismo, bien en una herida mal cerrada o provocando dicha herida. También está presente en el intestino de animales herbívoros, como veremos más adelante.

Por suerte, en el Primer Mundo es difícil el contagio mediante esta bacteria. ¡Menos mal! Pues su contagio puede ser un grave problema. Os recordamos que precisamente el contagio del tétanos en personas puede producirse por zoonosis, ¡tenedlo en cuenta!

El tétanos equino

La enfermedad del tétanos es de carácter neurotóxico. Es decir, la bacteria libera toxinas que se propagan por la sangre y las neuronas, generando espasmos musculares y convulsiones nerviosas que pueden llegar a provocar la muerte por asfixia del animal.

tetanos equino

Bureau of Land Management Oregon and Washington

¿Y por qué el tétanos es más peligroso para el caballo? Os preguntaréis. El entorno del caballo es mucho más propenso para contagiarse por esta bacteria. Además, la Costridium tetani se encuentra en las heces del caballo, donde el intestino hace de barrera perfecta. Eso sí, se podría contagiar si las heces penetraran por alguna herida.

Formas de contagio del tétanos en el caballo

Existen diferentes formas por las cuales el caballo se puede contagiar de tétanos. Por un lado, se encuentra el contagio accidental por una herida, que bien puede producirse al perforarse con algún material que contengan la bacteria o por infección de la herida abierta.

Otra opción de contagio es tras una operación y  durante el parto, bien sea a la yegua tras el mismo (tétanos obstétrico) o al potro recién nacido (tétanos umbilical). Por último, el contagio se puede producir por vía oral, al comer tierra o excrementos contaminados, o a través de úlceras gástricas o intestinales, donde la bacteria consigue salir al corriente sanguíneo.

Síntomas del tétanos equino

Los síntomas del tétanos en caballos son muy evidentes. Tal y como hemos hablado, la enfermedad provoca espasmos musculares y nerviosas. Ahora bien, ¿cómo empieza?

La rigidez muscular del caballo empieza por su cabeza y su cuello. Desde ahí, comienza a expandirse por el resto de los grupos musculares hasta llegar finalmente a las extremidades, incluso irguiendo la cola.

Una vez llegado a este punto, es donde comienzan las convulsiones nerviosas que precisamente ascienden hasta llegar al sistema nervioso central.

sintomas tetanos caballos

Foto: Bridger Vet Clinic

Los signos clínicos pueden llegar a ser muy evidentes en los músculos de la cabeza y cuello del caballo. Sus orejas se quedan rectas, la cabeza extendida y los orificios nasales bien dilatados. La rigidez en sus mandíbulas también puede ser un indicativo claro de la enfermedad, por lo que no tendrá apetito para comer.

Otro signo clínico que puede ser determinante para saber si tiene tétanos es el tercer párpado del ojo, el cual se extiende y tapa gran parte del mismo. En casos extremos, si el animal se tumba y no puede levantarse debido a los espasmos musculares, estamos en una situación ya muy grave para poder recuperarlo.

Tratamiento

Si al caballo se le detecta el tétanos, hay que ponerle remedio lo antes posible. Para ello, el veterinario debe de administrar al equino suero antitetánico, sedantes y relajantes musculares. En caso de que se produzca a través de una herida, se deben de aplicar agentes oxidantes para acabar con la bacteria y debe de desbridarse para evitar un posterior contagio.

Prevención

Como siempre, el mejor tratamiento frente a una enfermedad es la prevención de la misma. Por fortuna, existe una vacuna frente al tétanos, la cual debemos de aplicar con extrema rigurosidad. No darle la importancia que merece podría suponer un grave problema para nuestro animal, ¡recordadlo!

Para ello, conviene inmunizar a  la yegua antes de que dé a luz. En concreto, 4-6 semanas antes. De igual manera, conviene aplicar la vacuna periódicamente, la primera de ellas a los 6 meses de vida del potro, con una dosis de refuerzo a los 7 meses.

Si el caballo no ha recibido la vacuna, debe de administrarse inmediatamente, junto con una dosis de refuerzo, a las 4 semanas aproximadamente. Asimismo, un caballo debe de recibir esta vacuna de recuerdo cada año o, si lo considerara oportuno el veterinario, cada 6 meses.

Junto con la vacunación, una correcta higiene del entorno del caballo mejorará notablemente la protección del equino ante esta bacteria y a su presencia. ¡Recuerda que tú mismo estarás más protegido ante esta enfermedad de esta manera!

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *